El monumento religioso más imponente del Caribe

Los grandes templos han sido a lo largo de la historia una forma de sumisión de las sociedades a sus dioses, prueba de poder terrenal, expresión de la cultura y especialmente del arte de su época; así como una manifestación de la creatividad de los arquitectos y del ingenio de sus constructores.

En la ciudad de Higüey, la Basílica a Nuestra Señora de la Altagracia resume todo esto. Un monumento a conocer y disfrutar. Un lugar único para los creyentes y, en especial, para los fervorosos de María la humilde madre de Jesús. También para quienes admiran las creaciones arquitectónicas. Y para quienes pueden imaginar la inventiva necesaria para construir un monumento de esa magnitud con las limitaciones de los años cincuenta, cuando Higüey era una pequeña aldea que no llegaba a los 10 mil habitantes, y el país sumaba solo 430 mil personas.

En 1947 los arquitectos franceses Andrés Dunoyer de Segonzac y Pierre Dupré ganaron un concurso internacional convocado por la comisión creada por el gobierno para construir en Higüey una iglesia a la Virgen de la Altagracia. Fue un concurso de ideas. Su propuesta se inspiró en la imagen de La Altagracia, y de allí la forma de los arcos superpuestos.

Visitaron el país por primera vez en noviembre de 1948 y la primera piedra se colocó el 21 de enero del 1952. La construcción se inició en 1954 y el trabajo en hormigón armado –que era el grueso de la obra- fue concluido en 1960. Comenzó a usarse en fechas especiales sin estar terminada y finalmente se inauguró en 1971, aún con muchos detalles pendientes.

Es el templo más imponente de todo el Caribe y denota la influencia del modernismo arquitectónico del maestro Le Corbusier. Hoy sigue ocupando un lugar destacado en la lista de las grandes creaciones arquitectónicas y de obras de ingeniería del Caribe. También impresionan los hermosos murales del reconocido muralista español Vela Zanetti, refugiado en República tras la guerra civil de España. Su imponente estructura y los rayos del sol al filtrarse, en el atardecer, a través de sus impresionantes vitrales construidos en Francia, crean un ambiente muy especial de iluminación que invita al encuentro con Dios.

A un paso de los centros turísticos

Este monumento y templo excepcional se encuentra próximo a los centros turísticos de la región Este (Punta Cana, La Romana y San Pedro de Macorís) y 1.45 horas de Santo Domingo.

La Basílica Menor dedicada a Nuestra Señora de La Altagracia, se encuentra en el centro de la ciudad de Higüey a 500 metros de la antigua iglesia colonial que fue sede del culto mariano, al que acuden miles de peregrinos, principalmente en enero, ya que el día 21 de este mes se celebra el día de la Altagracia.

Es interesante vivir la experiencia del contraste del la humilde iglesia colonial del Siglo XVI con la imponente basílica.

This post is also available in: Francés, Italiano, Portugués

Share this article

PinIt